La prensa independiente se enfrenta a dificultades cotidianas

La prensa independiente se enfrenta a dificultades cotidianas

Lunes, 15 Septiembre   

El 2 de junio, Rodrigo Angue Nguema, corresponsal de Agence France-Presse (AFP), de la BBC y de la PanAfrican News Agency (PANA), no pudo asistir a la novena sesión del proceso. Algunos policías y agentes de la seguridad presidencial le prohibieron el acceso a la sala del tribunal, porque el periodista había caminado por una acera “prohibida” por la policía. Sin embargo, el periodista había enseñado su carnet de prensa a los policías.

La víspera, algunos miembros de la seguridad presidencial amenazaron con prohibir el acceso al tribunal a Nguema y Pedro Nolasco Ndong, presidente de la Asociación de la Prensa de Guinea Ecuatorial (APSOGE), si continuaban “manteniendo contactos” con los acusados. Según Nguema, se le acusa de estar demasiado interesado en la violencia que han sufrido los preventivos.

El 29 de mayo, las fuerzas del orden confiscaron el material a un fotógrafo del periódico independiente “La Opinión”.

Ya el 23 de mayo, RSF manifestó al jefe del Estado su inquietud frente a la constante degradación de la situación de la libertad de prensa en Guinea Ecuatorial. El 22 de mayo, el vice Ministro de Información anunció su intención de obligar a que los corresponsales de la prensa extranjera estén en posesión de una acreditación oficial, extendida por el ministerio. Esta acreditación temporal es obligatoria, y renovable “según los casos”